De qué se trataba todo esto

De qué se trataba todo esto, no lo sabía.
Quise tomar
el atajo y beberme la risa y la alegría.
No sabía que la fórmula era cal y arena.
Cal y arena. Cal y arena.
No creerlo quería pero el entendimiento
me tomó por sorpresa, al codo del camino.

De qué se trataba todo esto,
de qué se viste la vida cada día
tal vez lo entienda cuando inesperadamente
me codee con la muerte.

Y tenga miedo a morir. Siempre nos dará miedo.
Seguramente le imploraré a la muerte
un indulto. Seguramente.
Y pediré perdón por esas tantas veces
en que hablé de morir con tanta ligereza.

Mientras tanto todo parece un túnel. Una breve,
titilante luz me toma de la mano.

De qué se trataba todo esto, hasta ayer…
Hasta la madrugada…no lo sabía.