Aquí Enero de frío

Aquí Enero de frío
y yo sé cosas de todo el mundo.
La lonja amarga de las Noticias
me arroja el horror en la boca
como un camión de guerras.
La vieja costumbre del papel impreso
vuelve un tobogán de sangre,
de triste sangre a los periódicos
y sé un poco más.
Y no lo puedo cambiar.
Una bondad ausente
me aclara las canas disfrazadas
y sé qué sucede en el Medio Oriente
y la esquirla que mata a las mujeres
en manos de excesivos verdugos.
Aquí Enero de frío.
Y un abuelo me pide que lo ayude
a cruzar la avenida y ahora sé de él,
pues me cuenta la invertida orfandad de unos hijos
que no acuden al padre con invierno.
Estalla un niño y llora la bomba
en los brazos de una madre ya no más madre.
Y no lo puedo cambiar.
Aquí Enero de frío .
Se triplica la imagen y el domingo
le arroja al lunes aún más información .
Sé tantas cosas del mundo que no puedo cambiar,
hasta sé lo que pasa en el espacio.
Pero no sé nada de ti.
Y tampoco lo puedo cambiar.